• A A A C
  • Andrés Aylwin Azócar


    Seleccionado 2016


    La imagen muestra un primer plano cercano del nominado. Es un adulto mayor calvo y con cabellera y barba canosa. De frente amplia y calva, se encuentra sentado y sus labios están levemente separados en señal de que estaba hablando al momento de ser fotografiado. Usa unas gafas grandes y un tanto polarizadas tras las cuales se deja ver una mirada profunda, amena y pensativa. Viste chaqueta de paño en tonos grises, camisa verde agua y una corbata en tonos rojos.

    La foto y datos de la biografía fue proporcionada por la organización que presentó la candidatura.

    Defensor de los derechos humanos de víctimas de la dictadura militar y promotor del derecho a la verdad, justicia y reparación.

    Andrés Aylwin Azócar nació en Viña del Mar el 20 de junio de 1925. Estudió en el Liceo de San Bernardo, para titularse como abogado por la Universidad de Chile, en 1953. Realizó labores en el Consultorio Jurídico del Colegio de Abogados, el Servicio de Asistencia Judicial y el Consejo de Defensa del Estado.

    Militante democratacristiano, fue elegido diputado en cinco oportunidades, representando a diversas zonas del sector sur de la Región Metropolitana. Integró las comisiones de Constitución, Legislación y Justicia; de Agricultura y Colonización; de Trabajo y Seguridad Social; y de Derechos Humanos, Nacionalidad y Ciudadanía. Fue impulsor de la construcción de servicios públicos, como el Liceo Industrial de San Bernardo, Liceo Nocturno de Paine y el Hospital El Pino.

    En dictadura, defendió los derechos humanos de las personas, denunciando vulneraciones cometidas, otorgando apoyo, protección y asistencia legal a las víctimas y sus familias mediante la presentación de numerosos recursos de amparo en favor de trabajadores/as, mujeres y estudiantes víctimas de la represión. Hizo presente ante una Comisión de Juristas de la OEA de visita en Chile, la desaparición de personas en Paine. Su defensa de los derechos humanos continuó con trabajo en el Comité Pro Paz y la Vicaría de la Solidaridad, prestando asistencia legal a miles de personas.

    Más tarde fue elegido director de la Agrupación de Abogados pro Derechos Humanos y, posteriormente, ocupó igual cargo en la Comisión contra la Tortura, desempeñándose como abogado querellante en casos de detenidos/as desaparecidos/as.

    Ha recibido numerosos premios y reconocimientos a nivel nacional e internacional, por su incansable labor en la promoción y defensa de los derechos humanos, que hoy reconocen diversos sectores y actores sociales.