• A A A C
  • Cristóbal Campos Suazo


    Seleccionado 2016


    La imagen permite ver a un joven de piel morena y cabello oscuro, que viste una polera negra y utiliza un jockey del mismo color, con la visera hacia atrás. Sus ojos también son oscuros y de mirada profunda y segura. Se encuentra sentado mirando fijamente a un punto frente a él. En sus manos sostiene un cinturón de boxeo, como trofeo, de tonos azul y rojo, que presenta tres medallas adheridas en tono dorado, y una al centro de mayor tamaño en tono platinado. Cada medalla tiene una corona en la parte superior, y la medalla más grande unos leones que parecen sostener esta corona.

    La foto y datos de la biografía fue proporcionada por la organización que presentó la candidatura.

    Defensor y promotor de los derechos humanos de niños, niñas y jóvenes.

    Cristóbal Eduardo Campos Suazo nació el 4 de febrero de 1984. Fue víctima de abandono parental y residió parte de su infancia en un hogar del Servicio Nacional de Menores (Sename) el que posteriormente abandonó de forma voluntaria a la edad de siete años.

    Tras ser adoptado, Cristóbal comenzó a desarrollar un temprano sentido de justicia social centrado en el afán de que otros/as niños/as no vivieran las duras experiencias que él experimentó. Fue así como desde muy joven participó en diversos voluntariados impulsados por organizaciones e instituciones ligadas a la promoción y defensa de los derechos de niños/as y jóvenes.

    Ha sido parte de diversas instancias de promoción de los derechos humanos, dando a conocer su testimonio y permanente voluntad de colaborar y promover la inclusión de niños/as y jóvenes en la vida social, sin discriminación. Su testimonio ha sido recogido en reportajes de televisión, en los que ha compartido sus actividades como boxeador profesional, las que en muchas ocasiones ha puesto al servicio de jóvenes con discapacidad, prevención del consumo de drogas y de la violencia en todas sus formas.

    Cristóbal es el primer campeón del Atlantic Boxin Organization (ABO) y a partir de su exitosa experiencia de superación, ha colaborado con el Servicio Nacional de Menores, realizando charlas motivacionales a niños/as y jóvenes, con un mensaje potente de esperanza, superación y respeto a los derechos de este segmento de la población en Chile.