• A A A C
  • Guido Gossens Roell


    Seleccionado 2016


    La imagen es de un hombre adulto mayor, de cabello corto medianamente canoso, frente amplia y piel blanca, que esboza una leve sonrisa. Sus cejas y bigote son también canos y sus ojos de un tono azulado. Con expresión alegre y serena mira directamente al objetivo de la cámara. Los pliegues en su piel reflejan el paso de los años. Viste un suéter de color azul oscuro y una camisa de cuadros blancos y azules.

    La foto y datos de la biografía fue proporcionada por la organización que presentó la candidatura.

    Defensor y promotor de los derechos humanos de las personas privadas de libertad.

    Guido María Alfons Gossens Roell nació en Zoersel, Bélica, el 4 de abril de 1948. Reside en Chile desde 1974 y gran parte de su vida la ha dedicado al servicio de la iglesia católica, como diácono de esta institución. En sus inicios en Chile trabajó en la Juventud de Estudiantes Católicos (JEC) y en la Asociación Universitaria Católica (AUC). Terminó sus estudios de teología en Santiago, entre los años 1978 y 1981.

    Su labor de promoción y defensa de los derechos humanos se cristaliza en 1978, al vincularse a la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, acompañando y prestando apoyo a familiares en su demanda de conocer el paradero de sus seres queridos.

    Posteriormente se introduce en el ámbito de la defensa de los derechos humanos de las personas privadas de libertad, tras conocer la realidad de los internos de la Cárcel de Talca, primero dedicando tiempo a visitar a aquellos que se encontraban más solos, y más tarde, en 2003, formando la Agrupación Peregrinos por los Derechos Humanos.

    Guido María pertenece a la Pastoral Penitenciaria, organización dedicada a asistir y dar acompañamiento a personas privadas de libertad, desde una perspectiva de derechos humanos, propiciando actividades recreativas, culturales, y de reflexión del evangelio católico junto a la comunidad penal, el entorno y otras organizaciones similares.

    A este trabajo se suma una permanente preocupación del nominado, por atender y acompañar en las necesidades socioeconómicas de sectores más empobrecidos de Talca, siempre desde la fe católica, pero con una mirada ecuménica, inclusiva y de profundo respeto a la diversidad y los derechos humanos.