• A A A C
  • Ramón Armando Arias Ávila


    Seleccionado 2016


    La fotografía muestra a un hombre adulto, de cabellera oscura, piel blanca y una barba que mezcla tonos rojizos y también algunas canas. Su mirada es seria y pensativa, orientada al horizonte. Viste una chaqueta gris, un suéter color púrpura y camisa de cuadros rojos. Utiliza unas gafas levemente polarizadas que cubren sus ojos y detrás de él puede apreciarse un patio con un imponente árbol que actúa como fondo de la imagen, entre cuyas ramas se deja ver un cielo luminoso. Tras el árbol se aprecia un muro amarillo con la pintura de una niña mapuche que porta un cultrún.


    La foto y datos de la biografía fue proporcionada por la organización que presentó la candidatura.

    Defensor y promotor de la educación en derechos humanos.

    Ramón Armando Arias Ávila nació en Santiago el 16 de marzo de 1951. Realizó estudios en la Escuela Rosario Concha, en el Liceo Juan Bosco y Liceo Integral de Santiago. Más tarde se titula como profesor en la Escuela Normal Abelardo Núñez.

    En 1968 ingresa a las Juventudes Socialistas y realiza actividades comunitarias y voluntariado para la alfabetización en sectores rurales, desarrollando un profundo sentido de justicia social desde la educación, con niños/as y jóvenes en situación de vulnerabilidad socioeconómica. Tras el golpe de Estado en Chile, es exonerado, perdiendo su fuente laboral, la que tiempo después recupera ingresando al Departamento de Educación de Lo Espejo.

    Posteriormente, como director de la ex Escuela Santa Laura -cuyo nombre modificó por el de Escuela Canciller Orlando Letelier- en la naciente comuna de El Bosque, impulsó un proyecto educativo pionero y aún vigente en la Región Metropolitana, basado en el enfoque y contenidos de derechos humanos.

    Desde este espacio educativo, el profesor Arias Ávila ha gestado numerosas acciones para mitigar las condiciones de vulnerabilidad socioeconómica y violencia que enfrentan las y los estudiantes y sus familias, logrando asociatividad con otras instituciones, ejecutando planes y programas de apoyo y aplicando un enfoque basado en la resiliencia, el respeto mutuo y la convivencia en la comunidad escolar.

    El proyecto educativo desarrollado en este establecimiento impulsa actividades de preservación de la memoria histórica, convenios con instituciones de derechos humanos, talleres laborales para padres/madres, entrega de distinciones a defensores/as de derechos humanos, y un permanente quehacer educativo participativo que ha incorporado, desde la perspectiva de derechos humanos, a la comunidad escolar y el entorno.