• A A A C
  • Silvia Parada Araya


    Seleccionada 2016


    La fotografía nos muestra una toma de medio cuerpo de la nominada, quien viste en colores rosados, un suéter abotonado cerrado y bajo éste una blusa también rosada. Su cabello es largo y liso hasta el inicio de sus hombros, tinturado de color rubio. Su piel es blanca; sus ojos están delineados y sus labios gruesos están maquillados en color rosado. Usa unos aros grandes en tono plateado y sobre su cuello un colgante del mismo color.

    La foto y datos de la biografía fue proporcionada por la organización que presentó la candidatura.

    Defensora y promotora de los derechos humanos de las personas trans y de las diversidades sexuales (LGBTI).

    Silvia Parada Araya nació el 23 de febrero de 1969 en Santiago. Cursó estudios en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Macul, para terminar la enseñanza media en el Liceo A-60 de Ñuñoa.

    Desde joven fue víctima de discriminación y malos tratos al asumir su condición de mujer transgénero, lo que la motivó no sólo a trabajar por el respeto de sus propios derechos, sino también los de quienes enfrentaban su misma situación.

    En 2001, Silvia funda la primera organización de promoción y defensa de los derechos humanos de las personas trans y de la comunidad LGBTI, bajo el nombre de Traveschile, que marcó un precedente en materia de visibilización y activismo por la identidad de género en Chile. Esta organización hoy cuenta con presencia en varias comunas del país y ha tenido participación activa en diversas instancias de derechos humanos.

    La nominada ha desarrollado su propia formación en derechos humanos, vinculada a la promoción, prevención y sensibilización sobre VIH-Sida; derechos sexuales y reproductivos, materias laborales, participando en seminarios, foros, encuentros y congresos sobre derechos humanos de las personas trans; y con un permanente trabajo de apoyo y colaboración con otras organizaciones de la sociedad civil y organismos públicos. A ello se suma la labor realizada con personas privadas de libertad que viven con VIH, proporcionando ayuda material e incluso demandas por mejoras en las condiciones de cumplimiento de las penas, así como un trato no discriminatorio en el ámbito penitenciario.

    En los últimos años, el trabajo activista de Silvia Parada se ha enfocado a la sensibilización y acción política destinada a la tramitación de una ley de identidad de género -haciéndose parte de la organización “Trans del mundo”, originada en Uruguay- para que se reconozca integralmente los derechos de las personas transgénero en Chile.