LUIS HUMBERTO CARVAJAL PÉREZ

Defensor de los derechos de los pueblos originarios

Nació en un pueblo de la quebrada de Tarapacá llamado Limaxiña, el 7 de agosto de 1930, en el periodo de la gran crisis salitrera. Desde pequeño debió afrontar el sustento de su familia, trabajando en dichas faenas. Su nominación surge del trabajo dedicado al pleno reconocimiento y respeto a los derechos humanos de los pueblos originarios y el derecho al agua en la Región de Tarapacá, localidad de Chusmiza, llevando adelante pugnas con empresas privadas por la defensa del agua y su cultura ancestral. 

En este camino, el nominado ha alzado la voz en representación de su comunidad, lo que significó participar en diversas instancias de trabajo a nivel nacional e internacional, llegando a exponer sus problemáticas ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en 2010. Además, ha sido parte de múltiples acciones que han beneficiado a su comunidad Aymara, además de la preservación de la cosmovisión y cultura de su pueblo: el comité para la reconstrucción de la iglesia de Usmagama, de alto valor patrimonial, así como gestiones para que la carretera internacional incluyera en su ruta el al pueblo de Chusmiza.

Al cumplir 90 años de edad en 2020, destaca su trabajo por el pleno reconocimiento jurídico y garantía de derechos para la comunidad Aymara de Chusmiza y Usmagama. Para tales efectos, fue necesario constituir legalmente a dicha comunidad, lo que permitió que esta fuese reconocida por la Ley Indígena N° 19.253. Lo anterior posibilitó la garantía de derechos a quienes componen esta comunidad, así como recibir asesoría técnica y jurídica por parte de la Corporación de Desarrollo Indígena (CONADI).

Este camino ha llevado a Luis Carvajal no sólo a ser reconocido por su comunidad y diversas instancias políticas a nivel nacional e internacional, sino también a ser un defensor más de los derechos humanos de los pueblos originarios y el derecho al agua en Chile.